Receta de merengue italiano

Los postres, conforman un elemento de vital importancia en cualquier comida en forma durante el día; por ello, se han creado diversas variedades de ellos para acompañar correctamente a las comida. En este sentido, uno de los sabores y textura mayormente empleado en los postres es el merengue italiano; por este motivo, traemos para ti la receta de merengue italiano.

¿De dónde viene el merengue italiano?
Se dice que esta receta tiene origen hace muchísimos años, o al menos una de las teorías con más fuerza hasta ahora; en el año 1600 aproximadamente fue ejecutado por primera vez el merengue italiano; de la mano del repostero de procedencia italiana Gasparini, en un pueblo Meiringen el Suiza. De allí, se afirma que viene el nombre de merengue, italiano por el origen de su creador.

¿Cuáles son los ingredientes necesarios?
La elaboración de este merengue requiere de ingredientes muy simples que podemos encontrar en casa; entre los que destacan los siguientes:
• 1 taza de azúcar
• 50 ml de agua
• 2 claras de huevo

¿Cuál es su preparación?
Llevar a cabo la preparación de este merengue es realmente sencillo, sin embargo, requiere de una técnica precisa; sobre todo al momento de realizar el almíbar, que es la base fundamental del merengue. Para hacerlo, debes colocar a hervor en una olla los 50 ml de agua con toda la cantidad de azúcar de la recete; dejar cocinar hasta que adquiera una consistencia de almíbar a punto de bola.

Para comprobarlo, introduce un poco del almíbar en agua fría y si es posible formar una bolita blanda, está listo. Hecho esto, bate las claras de huevo con ayuda de un batidor a punto de nieve; agrega poco a poco el almíbar sin dejar de batir hasta integrar por completo ambas mezclas. Terminado este proceso, el merengue está listo para emplearse en cualquier preparación.

En conclusión, este merengue es utilizado en una gran cantidad de postres independientemente de su origen; para los pasteles es bastante ideal, ya que tiene una consistencia firme y manejable. De igual forma, puedes introducir en el horno pequeñas roscas de esta mezcla para elaborar suspiros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *